despidetedefumar.com


Herramienta gratuita para dejar de fumar | el reto del mono




6478

ANSIEDAD

LA ANSIEDAD, uno de los factores al dejar de fumar

¿Qué es la ansiedad?

"La ansiedad es la más común de las emociones. Es una  reacción de tensión sin causa aparente, ésta se manifiesta mediante un conjunto de respuestas tanto fisiológicas, conductuales y cognitivas".

ansiedad después de fumar

a) A nivel cognitivo-subjetivo se caracteriza por sentimientos de malestar, preocupación, hipervigilancia, tensión, temor, inseguridad, sensación de pérdida de control y percepción de fuertes cambios fisiológicos así como cardiacos y respiratorios.

b) A nivel fisiológico,  se caracteriza por la activación principalmente el Sistema Nervioso Autónomo del Sistema Nervioso Motor y el Sistema Nervioso Central. La persona sólo percibe algunos cambios en las respuestas al ritmo cardíaco, la tasa respiratoria, sudoración, tensión muscular, sensaciones gástricas, etc. La persistencia de estos cambios fisiológicos puede conllevar  una serie de desajustes psicofisiológicos transitorios, tales como dolores de cabeza, insomnio, disfunción eréctil, contracturas musculares, disfunciones gástricas, etc. 

c) A nivel motor u observable, se manifiesta como inquietud motora, hiperactividad, movimientos repetitivos, dificultades para la comunicación , evitación de situaciones temidas, consumo de sustancias (comida, bebida, tabaco, etc.), llanto, tensión en la expresión facial, etc.

La ansiedad y el tabaco

El tabaquismo se considera un trastorno adictivo crónico con alta tendencia a la recaída.

La supresión de la nicotina produce en el fumador una serie de síntomas entre los que se encuentra la ansiedad y que configuran el denominado síndrome de abstinencia que es el conjunto de signos y síntomas físicos y psíquicos característicos de cada grupo de drogas que aparecen al interrumpir el consumo.

La causa de su aparición es la existencia de la dependencia física y suele durar unos días.

El tabaco se encuentra dentro del grupo de drogas que podemos considerar estimulantes ya que activan el sistema nervioso y lo aceleran.

Debemos distinguir entre la ansiedad como característica individual “rasgo de ansiedad”, y su expresión transitoria en respuesta a diferentes situaciones, “estado de ansiedad”, ésta puede variar con el tiempo y cambiar de intensidad.

Muchos fumadores sienten que fumar les produce una sensación de calma y disminuye su estrés, por lo que en situaciones ansiosas incrementan su consumo de tabaco.

Los niveles altos de ansiedad producidos por la falta de nicotina y la expectativa de que fumar ayuda a aliviar este efecto negativo, pueden  ayudar en la recaída al dejar de fumar.

Dejar el tabaco genera estados de ansiedad, que se traducen en mal humor, nervios y sensibilidad extrema. Se supone que fumar calma los nervios pero diferentes estudios  han revelado la evidencia de que esto podría tener el efecto contrario.

Los estados de ansiedad son  generalmente más intensos de tres a cinco días después de dejar el consumo y continúa intenso durante un par de semanas. Pasado este tiempo el  cerebro se ajusta lentamente a la nueva vida sin nicotina.

La mayoría de las personas que dejan de fumar tienen que luchar en momentos ocasionales contra los episodios de ansiedad durante al menos un año, pero es un esfuerzo que merece la pena.

Controlar la ansiedad al dejar de fumar es posible, se trata de re-educar la mente. La mayoría de los cigarrillos que fumamos a lo largo del día están asociados a acciones o momentos determinados, fomentar otro tipo de actividades y canalizar la energía nos ayudará a disminuir sus síntomas,  podemos realizar actividades deportivas, escribir, pasear, correr, etc. También es recomendable practicar técnicas de relajación que nos ayudaran a combatir los síntomas de nerviosismo ocasional.

Para vencer estos episodios de ansiedad es importante pensar con anterioridad una alternativa al nerviosismo, buscando alguna actividad hasta que los síntomas disminuyan y luego felicitarse a uno mismo por haberlo vencido sin encender un cigarrillo.

Cannabis

El cannabis es una planta conocida y utilizada desde la antigüedad tanto para su uso industrial como por sus propiedades medicinales y las psicodislepticas: alteraciones de la percepción, euforia y sensación de bienestar.

Se tiende a clasificarlo como un depresor del sistemanervioso, pero también con propiedades psicodislepticas, en altas dosis puede provocar alucinaciones. Los derivados del cáñamo no producen dependencia física, aunque si se ha descrito algunos síntomas en usuarios crónicos cuando interrumpen su consumo. En algunos individuos se establece una dependencia psicológica, los fumadores habituales padecen alteraciones de la memoria, episodios de desorientación, capacidad de concentración y procesos de aprendizaje y apatía, también puede favorecer la aparición de trastornos mentales de larga duración.

Los síntomas que provoca el dejar de consumir dicha sustancia son muy parecidos a los del tabaco, por ello recomendamos seguir los pasos que anteriormente hemos descrito para disminuir los efectos de la ansiedad por el síndrome de abstinencia.

Más del 80% de las personas que dejan de fumar tienen ansiedad, y la mayoría ven como vía de escape la mala alimentación que les permita tranquilizarse y sustituir el mono adquirido previamente, Se han realizado estudios bastante interesantes respecto a este tema:

Los exfumadores aumentan alrededor de 5 kilos de peso tras dejar de fumar

Una vez superada la ansiedad y la dependencia al tabaco, dichos kilos se pierden rápidamente, mejorando tanto el estado físico como psicológico.

El problema radica en que, al abandonar el tabaco, la misma ansiedad genera otro vicio igual o peor.

En el mismo estudio se observa que un 70% de los hombres vuelve a recaer y que 2 de cada 6 mujeres vuelven a fumar por miedo a engordar y estropear su figura.

Es muy importante que sepas que es una realidad el aumentar de peso durante los primeros meses después de dejar de fumar. La media es engordar de dos y 5 kilos.

Si, tras haber dejado el tabaco durante varios meses se sigue ganando peso, puede producirse un problema de salud bastante serio que el principal. Es muy importante no sustituir el vicio por la mala alimentación, busca dietas sanas para evitar la mala alimentación contra la ansiedad tras abandonar el tabaco.

Busca otras soluciones como especialistas para la ansiedad.